La árnica flor seca es una planta con propiedades medicinales cuyo uso está muy extendido a lo largo del planeta. La árnica es una planta que crece en los bosques y que es originaria del centro de Europa, así como de los Estados Unidos. Para uso terapéutico se utiliza su flor, que es de color amarillo y que, una vez seca, potencia sus cualidades curativas.

Beneficios y usos de la árnica flor seca

Las flores de árnica son muy apreciadas por su propiedades medicinales. Pueden utilizarse a modo de infusión, de tintura, de aceite esencial, de enjuague bucal o incluso de pomada.

Tal vez, uno de los usos más conocidos sea el de calmante y antiinflamatorio. Se puede usar de forma tópica para tratar contusiones, ya que alivia el dolor y reduce la hinchazón de la zona afectada; también previene la formación de moratones. Además, es muy útil cuando se sufren esguinces, ya que los ungüentos de esta planta penetran en el tendón y en el músculo y ayudan a desinflamarlo.

Los beneficios de sus flores secas son numerosos. Se puede tratar casi cualquier problema cutáneo con ellas, ya que alivia la irritación. De nuevo, es necesario mencionar su poder antiinflamatorio para mejorar eccemas, acné y otros problemas de la dermis. También, ayuda a eliminar muchos tipos de hongos

Es, asimismo, beneficiosa para problemas respiratorios y puede utilizarse para tratar las amigdalitis y las faringitis.

Se puede utilizar para prevenir problemas de encías, como la piorrea u otras dolencias inflamatorias de la boca.

Como cicatrizante también resulta muy eficaz, aunque debe evitarse su aplicación en heridas abiertas. Tampoco se recomienda su uso durante el embarazo y la lactancia, ya que se desconoce su efecto sobre el feto o el bebé.

Central Galaica es mayorista de arnica flor seca para laboratorios y empresas de la industria farmaceútica. Por lo que, si necesitas un producto de calidad ponte en contacto con nosotros. 

¿Necesitas un mayorista de árnica flor seca?

¡Contacta con nosotros!